Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 29

Posted on

Capítulo 28. Lao Tse dijo:

Los esfuerzos de los sabios toman diferentes caminos, pero tienen la misma meta. Para ellos es lo mismo supervivencia y extinción, estabilidad e inestabilidad; en su determinación, no olvidan el deseo de ayudar a los demás.

Así pues, las canciones de las diferentes regiones suenan de manera diferente, pero todas son alegres; los cantos fúnebres de otras naciones suenan diferentes, pero son tristes. Esto ocurre porque la canción es una prueba de felicidad, mientras que el luto es un efecto de la tristeza. Lo que es profundo por dentro emerge externamente, por tanto, se trata de una cuestión de cómo se producen las impresiones.

La mente de los sabios no olvida el deseo de ayudar a los demás, día o noche; y, sin duda, es grande la extensión que alcanza su beneficio.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 28

Posted on

Capítulo 28. Lao Tse dijo:

Las palabras tienen una fuente, las obras tienen un fundamento. Si pierdes la fuente y el fundamento, es mejor hablar poco, aunque tus capacidades sean muchas. Lo que perjudica al pueblo es la astucia, así pues, si el listo se corta los dedos, ello muestra que no está bien ejercitar mucha astucia.

Por tanto, los maestros actúan mediante el conocimiento, no mediante el talento. Son protegidos, según los tiempos, sin conciencia de ser protegidos. De esta manera, cualquier cosa que esté voluntariamente cerrada, más adelante ha de abrirse.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 27

Posted on

Capítulo 27. Lao Tse dijo:

Cuando todo un ejército se sale de su ruta por el solo grito de un valiente guerrero, esto ocurre a causa de la confianza de la cual surgió el grito. Si las propuestas no son seguidas por la cooperación y las ideas no son tomadas en cuenta, debe haber algo que no está en armonía. Quienes pueden aportar orden al mundo sin dejar su asiento son quienes lo buscan a partir de sí mismos.

Así pues, las expresiones del rostro pueden llegar allí donde el habla no puede, y los sentimientos pueden llegar allí donde no pueden hacerlo las expresiones. Lo que se siente en la mente emerge para formar el cuerpo. El logro de la iluminación puede ser contactatado físicamente, pero no puede ser buscado con sólo mirar.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 26

Posted on

Capítulo 26. Lao Tse dijo:

Cuando los hijos mueren por sus padres, o los súbditos por sus gobernantes, no se trata de que salgan a morir buscando fama, sino que el sentimiento de gratitud se ha almacenado en su interior hasta el punto de no evitar la aflicción.

Lo que apena a las personas ideales no es exactamente lo que se hacen, sino lo que procede del interior, ya que observan adónde ello conduce. Los sabios no se avergüenzan de las apariencias, las personas ideales son cuidadosas incluso cuando están solas. Si descuidas lo que está cerca a la espera de lo que está lejos, quedarás frustrado.

Por ello, cuando los sabios están en posición de liderazgo, el pueblo es feliz con su gobierno; cuando se hallan entre las masas, el pueblo considera sus ideas. En su determinación, no olvidan el deseo de ayudar a los demás.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 25

Posted on

Capítulo 25. Lao Tse dijo:

La esencia vital de la mente puede ser influida espiritualmente, pero no guiada a través de la palabra. El hecho de que los sabios puedan gobernar al mundo sin dejar sus asientos ocurre porque los sentimientos van más allá que las palabras.

Así, cuando existe confianza en los acuerdos verbales, la confianza se halla antes de las palabras. Cuando existe acción en las direcciones comunes, la sinceridad de la acción está presente al margen de las directivas.

Cuando los sabios están en posición de liderazgo, el pueblo es influido espiritualmente, siendo conducido por medio de los sentimientos. Cuando los que están arriba actúan sin obtener una respuesta de los que están abajo, esto significa que los sentimientos y las órdenes están en desacuerdo.

El hecho de que los niños de tres meses no conozcan lo que es beneficioso y lo que es dañino, y una madre amorosa esté por tanto más atenta para cuidarles, es un asunto de sentimiento.

Así pues, la función del habla es pequeña, mientras que es grande la función de lo inexpresado. La confianza constituye el mundo de la persona ideal, la fidelidad constituye la voluntad de la persona ideal; cuando la fidelidad y la verdad se forman dentro, su influencia origina una respuesta externa. Ésta es la cultura del sensato y el sabio.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 24

Posted on

Capítulo 24. Lao Tse dijo:

Ayuda a los pobres y a los menesterosos, y nacerá una reputación. Promociona lo que es benéfico y elimina lo que es dañino, y el mérito quedará establecido. Cuando no hay problemas en el mundo, incluso los sabios no tienen ningún lugar donde dispensar sus gracias. Cuando las clases elevadas y las clases inferiores están en buenas relaciones mutuas, incluso los filántropos no tienen proyectos que emprender.

Por eso, el gobierno de los pueblos completos está imbuido de la virtud y acepta el Camino, promoviendo la confianza y dispensando felizmente el conocimiento inagotable. Se deja que descanse la retórica y quede sin expresión, pero el mundo no sabe estimar a quienes no hablan.

Así, un camino que puede ser articulado no es un Camino permanente, y los nombres que pueden ser pronunciados no son etiquetas perpetuas. Cualquier cosa que pueda ser escrita o inscrita y transmitida a los demás es una burda generalización.

Los dirigentes idealizados de antaño hicieron diferentes cosas, pero con las mismas intenciones; tomaron diferentes caminos, pero con la misma meta. Los eruditos de los últimos días, al no conocer la unidad del Camino o la totalidad de la virtud, siguen las huellas de cosas que ya han sucedido y se sientan a hablar sobre ellas. Aunque sean muy estudiosos y cultivados, no pueden evitar la confusión.

Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 23

Posted on

Capítulo 23. Lao Tse dijo:

El gran Camino carece de argucias. Sin argucias, no hay posesividad. No ser posesivo significa no insistir en las cosas, no hacerlo significa ser sin forma. Lo que carece de forma es imperturbable. Ser imperturbable significa que no hay nada que decir. Cuando eso ocurre, existe la quietud, sin sonido ni forma.

Lo que no tiene sonido ni forma no puede ser visto ni oído. A esto se le llama sutil y espiritual. A apartar continuamente estar presente, se le llama la raíz del cielo y la tierra.

El Camino no tiene forma ni sonido, así los sabios lo han descrito deliberadamente como una unidad y lo han nombrado el Camino del universo.

Lo grande se basa en lo pequeño, lo mucho comienza con lo poco. Los gobernantes tienen en cuenta los bienes del cielo y de la tierra y los recursos de todos los seres.

El mérito y la virtud se consideran las cosas más grandes, el poder y la fama se consideran las más valiosas, la belleza de las cualidades gemelas igualan al cielo y la tierra, así, es imperativo mantener el gran Camino como la madre del mundo.