Abandono en la Providencia

Posted on

Esta mañana he dejado el coche en el taller y un hermano se ha ofrecido a recogerme y llevarme a casa con su coche. Mientras esperaba al mecánico, “me dicen” que lo invite a almorzar. Al principio pensé en comprar pan y queso para hacernos unos bocadillos, pero luego me acordé de un sitio donde un sobrino mío me enseñó y por 1,50 € te comes un pedazo de bocadillo de tortilla con mayonesa, tomate y refresco. Pues sí, “me dicen” que vaya a la calle X y que iba a encontrar aparcamiento. Cuando me recoge le digo que vayamos a la calle X que tenemos aparcamiento (cerca del bar). Él piensa “bueno, si él (yo) lo dice, pero ahí es muy difícil encontrar aparcamiento”. Cuando estamos entrando en la calle X, un coche se va de su aparcamiento y entramos nosotros. Amplio aparcamiento y a la sombra, que en Murcia por estas fechas se agradece. Finalmente me ha invitado a almorzar pero el aprendizaje de hoy es fluir y escuchar lo que nuestro Guía, nuestros seres espirituales nos dicen; fluir en el Amor, en el Universo de Dios. Un párrafo escribí en un post sobre el Abandono en la Providencia al que le he hecho mención esta mañana a mi hermano, pero a continuación voy a escribirlo todo, pues es muy bonito y un buen pasaje para incorporarlo a nuestra vida y vivir en paz.

Mateo 6, 25-34: “Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros, puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida? Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo que hoy es y mañana se echa al horno Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber? ¿con qué vamos a vestirnos? Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad, primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura: Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal.

Fluyamos, sintamos cómo inhalamos paz y exhalamos paz. Sintámonos como observadores de nuestra propia película de vida y veremos cómo el “no hacer” al que hace referencia Lao Tse en su libro Tao Te King, hace que todo se resuelva sólo. Podéis malinterpretar esta frase para seguir machacándoos en vuestro torbellino de vida diario o, por el contrario, interpretarla con discernimiento y amor, encontrando la verdadera naturaleza de la misma.

Paz, amor y conciencia solidaria. Feliz día.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s