Cómo están castigando a mi amada Tierra

Posted on

Acabo de ver un par de documentales en La 2 sobre el avance de los desiertos en nuestro planeta, uno sobre el desierto del Sahara y el otro sobre el desierto de Atacama (Sudamérica). Los dos tienen un elemento común: la escasez de agua. Pero hay otro elemento que os voy a contar.

El desierto del Sahara es el más grande del planeta, cortando por la mitad norte el continente africano. Abarca unos cuantos países. Hay una propuesta de hacer una barrera verde para impedir el avance. Senegal es el país que realmente está trabajando en este proyecto, aunque tenga pocos recursos. El Chad, por ejemplo, también se encuentra en esta gran barrera, pero está entretenido con el arte de la guerra.

En el Chad, desde 2009 el petróleo se ha convertido en la principal fuente de exportaciones para el país, sobrepasando la tradicional industria del algodón.   (Wikipedia) Senegal no tiene petróleo, por lo que el arte de la guerra es nulo. La moraleja de este párrafo es la siguiente: Si hay petróleo, los países fabricantes de armamento, son unos auténticos proveedores y alimentan el conflicto para lucrarse unos pocos a costa de la muerte de sus hermanos.

El desierto de Atacama, el desierto no-polar más árido de la Tierra, se extiende en el Norte Grande de Chile —abarcando las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y el norte de la región de Coquimbo— y cubre una superficie de aproximadamente 105 000 km². (Wikipedia). El reportaje se centra finalmente en Chile, pues como podéis observar en un mapa, es bastante largo este país y tiene gran parte de este gran desierto.

El principal producto comercial es el cobre, popularmente conocido como «el sueldo de Chile». El país es el mayor productor del mundo, satisfaciendo el 36 % del mercado mundial, y cuenta con el 28 % de las reservas mundiales de cobre. La extracción cuprífera representa el 30 % de las exportaciones chilenas —abarcó más del 60 % de ellas en 1970—. La empresa estatal Codelco (1976), la mayor compañía cuprífera del planeta, explota algunos de los principales yacimientos chilenos, como Chuquicamata y El Teniente, las mayores minas a cielo abierto y subterránea del mundo, respectivamente.

La explotación de otros recursos —como hierro, molibdeno, nitrato, oro y plata también es importante. Además, Chile cuenta con el 21,9 % de las reservas globales de litio, mientras que en 2012, el 37 % de la producción mundial de este mineral se concentraba en el país. (Wikipedia). Investigadores están trabajando para frenar la desertización de la zona mediante árboles, cactus y tratar las aguas residuales con plantas.

Un dato del documental que he visto es que se están explotando las bolsas acuíferas de manera indiscriminada por parte de la minería, hasta el punto de, por un lado atraer un mercado laboral de 11.000 personas a unas tierras inhóspitas, con la demanda de agua pertinente; y por otro lado, debido al lavado del mineral extraído, las aguas son contaminadas, produciendo desertización y muerte de los animales de la zonas afectadas. Uno de los investigadores que es entrevistado en el programa, ha dicto que hay una ley desde la dictadura de Pinochet que permite privatizar eternamente los recursos hídricos, de manera que el agua hoy en Chile está más que privatizada. Mis preguntas, desde la lógica y el sentido común es la siguiente: ¿Por qué no han seguido con otras leyes genocidas también? ¿Por qué siguen arrastrando residuos putrefactos de la dictadura?

La moraleja de los párrafos anteriores referidos a Chile es la siguiente: La minería da dinero y detrás del dinero hay una “mano negra” que le da igual sus hermanos, pues su Dios es diferente, su Dios es “don dinero”, el poder.

En ambos desiertos hay unos puntos comunes:

  • Hay unas pocas personas dirigiendo desde sus cómodos despachos los hilos gubernamentales de zonas muy alejadas de ellos, donde el caos de sus acciones es palpable a simple vista.
  • Los gobiernos son meras marionetas de estos “lacayos del mal”, pues al fin y al cabo son hermanos apartados de su realidad, del amor.
  • En ambos desiertos hay personas amables, solidarias, que trabajan por un planeta más sostenible y amoroso.
  • En ambos, la Madre Tierra trabaja por conservar su equilibrio, bien por su ley establecida desde la Creación, o bien por la siembra desafortunada de la inmoralidad del hombre.

No quiero terminar este post sin mi frase mágica: TODO ESTÁ BIEN. El universo se equilibra solo, pero su equilibrio puede ser más llevadero si nuestro trato con él es más afable. Por eso invito a todos para que pidamos por nuestros hermanos que viven en la oscuridad que vean la luz de donde provienen; y que nuestra Madre Tierra y el Creador, se apiaden de nosotros y nos lleven por el CAMINO DEL AMOR.

Muchas bendiciones del Padre para todos. Gracias hermanos. Gracias hermanas. Gracias Padre.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s