Wen-Tzu. Lao Tse. Capítulo 12

Posted on Actualizado enn

Capítulo 12. Lao Tse dijo:

El cielo establece el sol y la luna, ordena las estrellas y los planetas, rige las cuatro estaciones y armoniza la oscuridad y la luz. Calienta mediante el sol, proporciona descanso mediante la noche, seca por medio del viento, y humedece por medio de la lluvia y el rocío. Cuando da a luz a los seres, nadie puede verlo alimentando, sin embargo, todos los seres crecen. Cuando mata a los seres, nadie puede verlo destruyendo, sin embargo, todos los seres perecen. Esto es conocido como sagrado y milagroso.

Por ello, los sabios emulan esto: cuando promueven las bendiciones, nadie ve cómo lo hacen, sin embargo, las bendiciones surgen; y cuando eliminan las calamidades, nadie puede ver cómo sucede, sin embargo, las calamidades desaparecen. No puede descubrirse mediante la investigación, sin embargo, cuando se examina no es irreal. si se calcula a corto plazo, hay carencia; pero si se calcula a largo plazo, hay de más.

Silenciosos y sin voz, pero moviendo al mundo tremendamente con la sola palabra, así son quienes hacen avanzar la evolución mediante la mente celestial. de este modo, cuando la sinceridad pura se forma internamente, su energía mueve al cielo; aparecen las estrellas de buenos augurios, descienden los dragones amarillos, llegan los fénix, surgen las primaveras olorosas, crecen delicadas semillas, los ríos no se desbordan, los océanos no producen maremotos.

Pero si nos oponemos al cielo y somos violentos hacia los seres vivos, entonces el sol y la luna se eclipsan, las estrellas se desvían de sus cursos, las cuatro estaciones se mezclan entre sí, los días son oscuros y las noches son claras, las montañas se derrumban y los ríos se secan, hay tormentas de verano en invierno y heladas en verano.

El cielo y la humanidad tienen interconexiones, de manera que cuando las naciones perecen, los signos de los cielos cambias. Cuando la moral de la sociedad es caótica, aparece el arco iris. Miríadas de seres tienen interconexiones, la vitalidad y la energía tienen maneras de reducirse entre sí. Por ello no puede fabricarse artificialmente lo milagroso y lo sagrado mediante el conocimiento y no puede forzarse a que suceda mediante el empleo de la fuerza.

Así pues, las personas elevadas unen las virtudes con el cielo y la tierra, unen las luces con el sol y la luna, unen los corazones con espectros y espíritus, y unen la fiabilidad con las cuatros estaciones. Aceptando la mente del cielo y la energía de la tierra, se afianzan a la armonía y absorben su paz. Viajan los cuatro mares sin dejar sus casas, cambiando las costumbres para que la gente cambia hacia lo mejor, de modo que parezca que lo hiciera por sí misma. Así son las personas que son capaces de ejercer influencia espiritual.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s