Los transgénicos y los políticos

Posted on

Estas dos especies son, actualmente en España, aunque en el resto del planeta también, dos escollos que deberían de desaparecer para que surja la armonía natural de nuestra Madre Tierra. Voy a extraer varios párrafos del libro de Josep Pàmies “Una dulce revolución” y luego ya sacáis vuestras propias conclusiones.Página 116: Tal como recoge la escritora y periodista Marie-Monique Robin en su maravilloso trabajo El mundo según Monsanto (donde revela que la lucrativa historia de  esta multinacional está manchada por casos de falsificación de estudios científicos, publicidad engañosa, soborno, ocultación de información causante de muertes, difamación y contaminación), la aprobación de los transgénicos en los EE.UU. fue una decisión política y no científica.

Página 117: En Europa sólo se han aprobado dos variedades: el MON810 (propiedad de Monsanto), un transgénico que produce un gen insecticida incorporado (Bt) que lo hace resistente a ciertos insectos, y la patata Amflora… Sin embargo, paradójicamente, se permite la importación de colza, maíz, soja (utilizada sobre todo para alimentar animales) y algodón transgénicos. Los países de la Unión Europea pueden elegir si permiten o no estos cultivos utilizando la “cláusula de salvaguarda”, que les permite vetar una variedad si hay información de que un transgénico supone “un riesgo para la salud humana o el medio ambiente”. Francia, Alemania, Austria, Bulgaria, Grecia, Hungría, Luxemburgo, Italia, Suiza, Turquía, Polonia y Letonia han utilizado esta cláusula. (Como podéis ver no está España).

El autor  Josep, junto con otros componentes que protagonizaron una huelga de hambre ante el Partament para suprimir los transgénicos, se sintieron decepcionados al ser rechazada la propuesta que presentaron con 105.000 firmas (necesitaban 50.000) por  PSC, CIU  y el PP. Por su parte, ERC, Iniciativa y Ciutadans per Catalunya votaron que sí, pero sus votos no fueron suficientes. Esto está relacionado con “las puertas giratorias” ¿Qué son las puertas giratorias en política? Son el constante movimiento de personas del sector público al privado y viceversa.

Página 144: En “El mundo según Monsanto”, Marie-Monique afirma que “en la Comunidad Europea, el 90% del comité encargado de aconsejar sobre la seguridad de los alimentos tiene contactos con empresas de biotecnología”. Para ejemplificarlo, tenemos el conocido caso de Suz Renckens, que desde el año 2003 hasta el 2008 fue directora de la Unidad de Organismos Genéticamente Modificados de la EFSA, el organismo encargado de evaluar los posibles riesgos de los transgénicos, y cuando dejó el cargo, en el 2008, fichó como lobbista de Syngenta, el gigante suizo de los transgénicos.

En España también tenemos un caso ejemplar: el de Cristina Garmendia, exministra de Ciencia e Innovación del gobierno de Zapatero. El periodista Miguel Jara nos detala su currículum: “Garmendia era, hasta que entró en el gobierno de Zapatero, presidenta de la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO), el lobby pro alimentos transgénicos y fármacos biotecnológicos más grande que hay en España (en el que hay otros lobbies como la Fundación Antama o las multinacionales de transgénicos más grandes del mundo: Monsanto o Pioneer), y que también congrega buena parte de la industria farmacéutica biotecnológica (Bayer, Merck, Bristol-Myers Squibb, Roche, Schering Plugh, Esteve – que dirigen Farmaindustria- o Gilead Sciences-creadores del Tamiglu /gripe aviar-).

Huelga decir que, cuando llegó al gobierno, apostó muy fuerte por la instauración de los transgénicos. Por sus currículos los conocerás.

El 19 de diciembre del 2010, el diario español El País se hacía eco de una serie de supuestos mensajes que se habrían estado enviando al gobierno norteamericano desde la embajada de EE.UU. en España. Se trataba de unos “cables” enviados entre el 2008 y el 2009 que sacó a la luz la organización Wikileaks y que revelaban lo que ya sabíamos, que hay una gran alianza entre España y Estados Unidos en el tema de los transgénicos…

En estas comunicaciones, la embajada estadounidense exponía el miedo de perder el apoyo de España y la absoluta certeza de que “si España cae, el resto de Europa la seguirá”.

Página 146: En una sociedad democrática avanzada, debería haber debate público sobre cuestiones como los transgénicos agrícolas, pero no es así. Aquí se hacen las cosas de otra manera, más propia de una república bananera. Aquí nos tragamos todo lo que no quieren en ningún otro lugar ¿Será verdad eso de que somos el culo de Europa?

Por cierto, el 16 de septiembre del presente año, Bayer (la de la Aspirina) compra Monsanto por un valor de 66.000 millones de euros. Para que sigáis tomando aspirinas.

Creo que sobran comentarios.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s