¿Qué es un “alma atada a la tierra”?

Posted on

Desde hace unos años siento que nuestra alma, cuando deja nuestro cuerpo, tiene un tiempo para irse hacia la dimensión que le corresponda según la vibración de su conciencia. Pues bien, en el libro “Vida y destino humano”, al que hice referencia en post anterior, el autor lo corrobora.Al dejar nuestro cuerpo, el alma tiene un tiempo, como una SAI para los ordenadores (batería cuya misión es dejar con corriente a un ordenador cuando, trabajando con él, sufre una interrupción de electricidad; así da tiempo a cerrar programas y apagar ordenador).

Un “alma atada a la tierra” (comúnmente llamados fantasmas) pasa por el siguiente camino (describe el autor):

“Al abandonar su cuerpo terrestre, por diversas razones quedan tan fuertemente fijadas en el quehacer de aquél que omiten realizar su camino necesario a través de la esfera del más allá. Igual que durante su vida terrestre, lo único que les interesa son los acontecimientos terrestres, razón por la cual tratan de participar en el cuerpo de un ser viviente para obtener así nuevamente su capacidad de actuar.

La razón para tal atadura a la tierra es generalmente, por más raro que esto parezca, que el individuo en cuestión no ha captado conscientemente su propia muerte. Ese “no darse cuenta de la propia muerte” se puede producir cuando existe la firme creencia de que con la muerte se termina todo. Cuando un individuo con tal convicción muere repentinamente, subjetivamente cambia tan poco para él que simplemente ni se le ocurre la idea de que ha muerto. El único cambio perceptible sería el hecho de no poder actuar, cosa que se trata de compensar inmediatamente apegándose a otro cuerpo. Así se vuelve a tener la sensación de tener plena influencia sobe el acontecer del mundo.Otras razones para tal atadura a la tierra puede ser errores muy graves que se quieren poder corregir imprescindiblemente en forma personal después de la muerte. También puede serlo una “retención” por la familia en luto que trata de encadenar así el alma del difunto. En ciertas circunstancias un ser vivo puede ser poseído por varias almas atadas a la tierra, en este caso el concepto de “posesión” no se debe confundir con la posesión demoníaca o diabólica.

Estas almas atadas a la tierra no se proponen nada malo, sino que están ellas mismas en una situación deplorable y esperan ayuda. Pero los seres del más allá no pueden dar esa ayuda, mientras esas almas no se desprenden del quehacer terrenal y  pidan esa ayuda. Entonces es misión de los seres vivos prestar esa ayuda necesaria a las almas. Por eso todas las religiones originarias conocen los ritual desde las misas de difuntos y las plegarias en su favor. Un documento impresionante en este sentido es el Libro Tibetano de los Muertos, cuyos rituales se proponen guiar a las almas de los difuntos.”Me alegro, y lo digo con la humildad que tengo en estos momentos, estar en el grupo de personas que el Padre ha designado para ayudar a sus hermanos de la otra dimensión. Es muy hermoso dar ayuda a un “alma errante”, aunque tenga sus efectos colaterales muchas veces, el estar trabajando estas delicadas situaciones y realidades. Otras personas tienen el don de cantar, enseñar, pintar… Si descubres cuál es el tuyo y lo trabajas, verás que estas en tu camino, es tu proyecto de vida, el resto es tan solo paja y sirve para que sigas despistado/a.

Los síntomas que podéis tener cuando hay una alma cerca que necesita ayuda, es un cansancio enorme, a veces todo sale mal (almas “juguetonas”), incluso, según el autor, puede ir hasta una enfermedad mental.

Conclusión: Cuando dejemos nuestro cuerpo y vengan a buscarnos, nos vamos y punto; pues a veces el alma queda también atrapada porque quiere seguir teniendo su poder terrenal o querencia a lo material. Todo cuanto dejamos aquí es de manera provisional pues podremos volver cuando estemos preparados, bien en una dimensión u otra; lo que esté preparado en nuestro camino. Además todo esto es una ilusión, nuestra verdadera vida no es esta, sólo una etapa provisional del trabajo, como si fuésemos de vendimia para sacar un extra al volver a casa.

Gracias por existir. Dios os bendice.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s