La ropa que estrangula

Posted on

No tenía previsto hablar hoy sobre la vestimenta del ser humano, pero parece ser que he de hacerlo, pues a cada persona que he visto esta mañana encorsetada, he sentido encorsetamiento su ser.En principio me refiero nada más y nada menos que a la maravillosa corbata y el tan cómodo traje, sarcásticamente hablando, claro. Quién sería el iluminado o iluminada, víctima de su desgracia, que diseñó tal indumentaria para limitar los movimientos del hombre. Si le preguntas a alguno de los que llevan hace años traje, te dirá que “voy bien”, me he acostumbrado a ello, como a la privación de libertad misma. Luego con vaqueros y camiseta en casa, como si se tratara de un pecado el ir al trabajo con ellos.

El protocolo, una palabra que hace limitar la libertad del hombre y decirle que no puede andar por la vida sin unos patrones pues, con su ignorancia, podría desarmonizar la sociedad, ésta que hace sentarse a un niño/a en su pupitre y meterle por embudo una serie de “verdades” que pueden serle útiles para su futuro, así como si éste valiese más que el presente, mientras tanto ¡Siéntate y calla! A un alma rebosante de energía que sólo quiere aprender jugando.

La diferencia entre un adulto y un niño, en este caso es nula, el adulto es el mismo patrón que el niño. Un niño encorsetado y falto de libertad, se convierte en un adulto encorsetado y falto de libertad, esa libertad que nos venden los mandatarios, esos que son gobernados por los bancos y grandes corporaciones ¿De qué libertad estoy hablando? ¿Dónde está? No es cierto ¿Verdad? No existe pero nos hemos acostumbrado a vivir enjaulados, aunque sea nuestra celda de barrotes de hierro, acero u oro.

Siento que para ser libre, un infante debe respirar su libertad. Ir al colegio cuando lo desee. Que las puertas permanezcan siempre abiertas para ellos, pero sin ninguna obligatoriedad. Estoy seguro que, como todo se mueve, irán al colegio. El tema estriba en que seamos capaces de atraer su inquietud por aprender de manera jocosa.

Con el paso del tiempo tendremos personas adultas libres, donde sean regidas por personas honestas, vistiendo como quieran, con un corazón libre, lleno de amor y una mente limpia, honesta. Sólo entonces el ser humano gozará de la felicidad; porque de nada sirve alargar nuestro paso por la tierra si la singladura  es penosa y para aguantarla, sedamos con drogas el vehículo del alma; ese maravilloso templo que nos ha regalado el Padre para vivir en el amor, ayudarnos y ser felices.

Os amo hermanos. Os amo hermanas. Namasté.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s