Operación bikini

Posted on

Ya llega el verano y es hora de repasar nuestro cuerpo para que en la playa, piscina o calle, nos digan lo bien que estamos. Con la espiritualidad pasa algo parecido pero eso es harina de otro costal.¿Te sobran tres kilos, cuatro…? Si encima son sobre 60 ¿Cuánto supone esto en tu vida? Vivimos demasiado apegados a lo físico y mucho más al “qué dirán”, así como si nuestra vida dependiera de lo que los demás opinen de nosotros. En este caso podéis leer la fábula del padre que caminaba con su hijo y un burro, por los pueblos que pasaban eran criticados, juzgados, da igual si uno fuera montado, el otro o ninguno.

¿Tan baja tenemos nuestra autoestima que dependemos de las calificaciones de los demás, aunque sean éstos los menos indicados para ello? Si mañana tuvieses un accidente y te cortaran una pierna, ¿Te suicidarías al ver que ya no tienes la misma estética que antes? Y cuando tengas setenta años, si llegas ¿Qué harás al ver tus arrugas por tu lindo cuerpo? ¿Ya no te van a querer? ¿Acaso te crees que tu vida depende del amor de otra persona?

Todas estas preguntas son dignas de ser reflexionadas pues si salimos airosos de ellas, estoy seguro que, humildemente hablando, habremos crecido en espíritu, realmente en lo que somos.

Hace unos minutos, camino a un banco para sentarme y escribir este post a la sombra, he visto una garza de río, me veía pero ella seguía en lo suyo: inmóvil y atenta a la comida, hasta que lo ha conseguido. Pasaba unos patitos y ella seguía ahí, luego un cisne que se ha arrimado a la orilla para ponerse de pie y acicalarse un poco su majestuoso plumaje. Luego, la garza se ha ido moviendo sigilosamente con sus zancudas patas hasta acercarse al cisne. Éste, esgrimiendo un leve sonido, se ha echado al agua, ha pasado la garza por detrás y con las mismas, ha vuelto a la orilla para ponerse de pie y seguir acicalándose.

????

La moraleja de este encuentro con estas criaturas de Dios y relación con los primeros párrafos es la siguiente:

  • La garza se mantiene inmóvil y concentrada en el aquí y ahora para comer. Y nosotros que tenemos cuerpo y espíritu ¿Permanecemos inmóviles para alimentar nuestro cuerpo y nuestro espíritu? Es más ¿Alimentamos nuestro espíritu?
  • El universo tiene su espacio y éste lo respeta, aunque tenga que ceder su puesto para luego volver. Y nosotros ¿Respetamos nuestro espacio y el de los demás? Es más ¿Somos capaces de cederlo para que alguien pase (de forma física o figurada)?
  • ¿Creéis que tanto la garza como el cisne estaban preocupados por sus kilos, por su estética?

Si observamos la naturaleza (animales, plantas, árboles…) vemos que todo funciona perfectamente. TODO ES PERFECTO. La imperfección es una percepción de nuestra mente, cuna del ego, donde habita y duerme con nosotros todos los días de nuestra vida; donde se despierta antes que yo para que me ponga a trabajar y poder emprender la ardua tarea de acallarlo.

Aceptémonos como somos. Si te quitas algún kilo, que no sea por lo que dirán los demás, simplemente es porque tus rodillas van a estar mejor, por ejemplo. Si has de hacer un sacrificio en tu día a día hazlo por tu espíritu, verás como de manera mágica, armoniza tu cuerpo, convirtiéndolo perfecto a los ojos de Dios. Si fuésemos capaces de mirar a través de los ojos de la representación del Amor, del Padre, veríamos que todos, todos somos una perfección. A lo que llamamos imperfecciones son partes involucionadas (residentes en la mente) de nuestro camino hacia la perfección, pero no dejan de ser pasajeras. TODO PASA.

Dios os bendice.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s