¿De verdad quieres tener la razón?

Posted on

Esta mañana, camino a casa, he oído a un operario de jardines decirle a otro algo así como “yo he aguantado mucho de mi hermano (él equivocado, yo la razón) y ya está bien”. No son exactamente las palabras pero sí el mensaje. Si fuera un adicto a las novelas del corazón o la telebasura, creedme, hubiera puesto literal la frase. Pero me ha servido para escribir este post, pues me han venido las palabras que a continuación voy a escribir.¿Quién eres tú para creer que tienes la razón? Pasamos gran parte del tiempo alimentando nuestro ego con razones. Las razones son como las medallas de guerra; van clavadas en el pecho y nos ayudan a morir sangrados. Por querer tener la razón hay guerras. Por querer tener la razón, hay disputas entre hermanos y hermanas, entre parejas.

¿De verdad quieres tener la razón? ¿Tan importante te sientes con ese ridículo pin, esa ridícula medalla al “honor” que te hace morir sangrando y con una vida desperdiciada por no cumplir tu misión: AMAR?

Aunque hable en segunda persona del singular, va para mí también, para todos, TODOS. No hemos venido a esta dimensión para tener la razón, sino para ayudarnos y ser felices.

Ante una situación de posible disputa por el poder, la razón, encomiéndale al Padre esa situación, cállate, respira profundamente, sonríe con amor y deja ir esa reacción-ego que está preparada para bombardear las filas del enemigo (que sólo está en tu mente) y quedarte como héroe, triunfante, ensanchándote tanto que para cuando dejes esta dimensión, tendrás que desinflarte o, de lo contrario, no podrás entrar en la puertecita pequeña del Paraíso.

Tener la razón nos invita la mayoría de las veces a bajar nuestra vibración, al enfado. Sobre éste, Osho, en su libro “Meditación: El arte de recordar quién eres”, dice:

Si estás enfadado y lo observas, ya no sólo estás enfadado, sino que se ha introducido un nuevo elemento: lo estás observando.

El milagro consiste en que si puedes observar tu enfado, la ira desaparece sin haberla reprimido.

Fluir en la vida es el elemento mágico para no obstruirla con la razón, de esta manera nos comportamos como realmente somos ENERGÍA DIVINA.

Gracias de todo corazón. Dios os bendice con su amor.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s