Por qué no quejarse

Posted on

Del libro “El arte de no amargarse la vida” de Rafael Santandreu, he extraído estos párrafos que expongo a continuación sobre “Sugerencias en vez de obligaciones”, “no quejarnos”. Este apartado está enfocado principalmente para el tema pareja aunque lo podemos aplicar a cualquier otra relación.

¿Por qué es importante no quejarse” Porque al quejarnos, solemos exagerar y terribilizar (por ejemplo, “¡No puedo soportar que no cumplas con tus tareas del hogar!”), y ello centra nuestra atención en lo que no funciona de la pareja y olvidamos lo que sí funciona. Nos hacemos desgraciados a nosotros mismos porque, en ese momento “necesitamos” que la cosa cambie, nos convencemos de que así no podemos seguir.

Pero la segunda razón para no quejarnos es que cuando lo hacemos, paradójicamente, ¡hacemos que el cambio sea más difícil!.

Se trata de un extraño fenómeno de psicología inversa. Al quejarnos perdemos influencia en la otra persona porque le exigimos el cambio terribilizando. Sin embargo, si le quitamos relevancia, aunque parezca increíble nuestra pareja nos prestará más atención ¿Por qué sucede esto? Porque cuando exageramos, estamos convirtiendo en importantes cosas que no lo son tanto. Estamos haciendo una montaña de problemas menores, y siempre es más difícil negociar sobre asuntos graves. Si la otra persona entra en nuestra dinámica terribilizadora y llega a creer que “sacar o no sacar la basura es un asunto gravísimo”, le costará mucho renuncia a su derecho de no hacerlo.

Esta es mi frase “Si te quejas, la vida te responde con una queja. Si das gracias, la vida te sonríe con la felicidad”. Seamos todos agradecidos con lo que tenemos en cada momento de nuestra vida, pues es eso sólo lo que necesitamos, ni más ni menos. No obstante, si decidimos expresar una sugerencia, hagámosla con amor como cita Rafael en una de la “lista de sugerencias con amor” que recomienda a sus clientes cuando van a hacer terapia de pareja: “Me gustaría que me dijeses más cosas bonitas…, pero si no lo haces, te querré siempre igual hasta que seamos viejecitos y nos muramos juntos.”

Aceptar, amar, perdonar y ser humilde, hace que lo anterior desaparezca, mientras tanto no deja de ser un pequeño remedio.

Gracias. Bendiciones.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s