La perfección en los niños

Posted on

Mañana actúa mi hija en una obra de teatro organizada por una profesora suya. Su vivencia me sirve para escribir este post sin intención de ensañarme con nadie, mucho menos con esta maravillosa profesora que ama la asignatura que da, pero es el día a día en cualquier colegio de un país supuestamente civilizado. Lleva varios días sin poder tomarse el almuerzo y, por ende sin jugar ¿Motivo? Ensayo obra teatro. Hoy y mañana entra a las 15 horas ¿Motivo? Ensayo obra de teatro. Tiene que comprar ropa y calzado ¿Motivo? Obra de teatro. Tiene estrés por la actuación ¿Motivo? Obra de teatro.

Mi pregunta ¿Quién desea que salga todo bien? ¿Por qué? ¿Qué finalidad tiene todo esto? En primer lugar, respecto a los almuerzos, son un paréntesis para desconectar de las tediosas clases y temas, por lo que prescindir de ello es un error. En segundo lugar entrar media hora antes, es privar de su descanso al medio día (he de decir que este colegio es de los que aún no han implementado la jornada intensiva). En tercer lugar, comprar ropa, calzado para una obra de teatro, cosa típica al igual que carnaval o Halloween, privando de la sencillez e imaginación a los niños y niñas; sin dejar de lado la situación económica de muchas familias en España y en todo el planeta, es un desequilibrio energético innecesario. En cuarto lugar el teatro es una forma de expresar, exteriorizar, mejorar la creatividad y, sobre todo, pasarlo bien, ser feliz; nada más lejos que imprimir en el ser de una criatura un peso que no le corresponde: “La perfección” o, mejor dicho, “La percepción de la perfección” que tienen los adultos.

Esta obra de teatro va a ser representada para, en primera función, compañeros del colegio y en segunda función para padres y poco más ¿Merece la pena toda esta parafernalia para alimentar el ego de unos pocos? Los adultos somos los que queremos que todo salga bien para así alimentar nuestro ego a costa de los niños, gravísimo error que tiene su atenuante cuando lo hacemos a costa de otros adultos, pues los niños tienen una indefensión que los mayores no tenemos. Además, los que aún no han sido contaminados por unos padres “Imagen”, sólo quieren pasarlo bien, les da igual equivocarse o ir con cualquier trapo como vestido, SÓLO QUIEREN VIVIR LA VIDA FELICES disfrutando el momento presente, la única realidad.

Invito a todos los padres a que seáis, seamos, más conscientes del peso que trasladamos a nuestros hijos. Quitémosle nuestro peso, liberémonos de él acercándonos al ingrediente mágico e impregnando todo nuestro ser del mismo: LA HUMILDAD.

La verdad os hará libres (Juan 8,32). Yo expongo mi verdad, si tienes dudas prueba lo contrario, luego reflexiona cómo te sientes. Si la paz está en ti, mi verdad se esfuma, si no es así quédate con ella, pues tampoco es mía sino del Padre.

Mis bendiciones para todos. Os amo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s