Una anécdota para perdonar

Posted on

El jueves, a las 9.17 horas, conecto el móvil con el fin de tener internet en el portátil para poder escribir un post. A las 12,30 hablo con mi compañera de singladura y me dice que “gracias por haberle enviado un correo con una foto de su cumpleaños donde aparecíamos los dos”. Le digo que en ningún momento le he enviado correo. Veo carpeta de correos enviados por el móvil y por el portátil y nada de nada. Hay un correo que ya mandé hace más de una semana referente a una duda expuesta en foro de WordPress, justo a las 9,17. La foto fue enviada por mi pareja por WhastApp a mi móvil. A primero de semana la micro SD se rompe con la información que llevaba dentro.

Creo que los datos son evidentes: alguien está trasteando mi móvil en la distancia y trasteó mi cuenta de correo para gastar una broma que puede ser susceptible de cualquier pensamiento. Esto forma parte de la evolución de la tecnología.

Hace poco tiempo escribí un post que parece ser no ha gustado a dicha persona o a quien le ha mandado que haga el trabajo.

Por este mismo medio te digo que, si tus padres no te amaron, yo te amo, te bendigo y Dios también.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s