Un cuento sabio para el presente

Posted on

Es un relato de Leon Tolstoi “Tres preguntas”. Lo extraje del libro de mi gurú y hermano Wayn W. Dyer “Piensa diferente, vive diferente”. Habla de un rey que estaba seguro que si supiera cuál era el mejor momento para actuar, quiénes eran las personas a las que escuchar y, por encima de todo, qué era lo más importante que había que hacer en cada momento, nunca fracasaría en cualquier cosa que emprendiera.Así que anunció que recompensaría espléndidamente a cualquier persona de su reino que le enseñara las respuestas a aquellas tres preguntas. Muchos eruditos acudieron a ver al rey, pero como cada uno daba respuestas diferentes y él no estaba de acuerdo con ninguna, ninguno de ellos recibió recompensa. Pero el rey seguía deseando fervientemente que le respondieran a sus tres preguntas, así que decidió consultar a un ermitaño que tenía mucha fama por su sabiduría.

El anciano ermitaño sólo recibía a personas corrientes, así que el rey se puso ropa sencilla, dejó a sus guardias, desmontó de su caballo y fue a verlo solo. Cuando el rey disfrazado llegó ante el ermitaño, le planteó sus tres preguntas, pero el anciano no respondió. Notando que el ermitaño estaba muy débil y que intentaba escavar en unos macizos de flores, el rey se hizo cargo y estuvo removiendo tierras durante horas. Cuando iba a hacerle de nuevo sus preguntas, el ermitaño señaló a un hombre barbudo que salía corriendo del bosque, apretándose con las manos una herida en el abdomen que sangraba abundantemente.

El ermitaño y el rey metieron en la casa al hombre barbudo y lo atendieron . A la mañana siguiente, el hombre le pidió al rey que le perdonara, aunque el monarca estaba seguro de que nunca había visto antes a aquel individuo.

Entonces el herido explicó: Tú no me conoces, pero yo te conozco a ti, porque ejecutaste a mi hermano y confiscaste mi propiedad. Sabía que habías venido solo a ver al ermitaño, y decidí matarte cuando volvieras. Pero pasó el día y tú no volvías. Entonces salí del lugar donde estaba emboscado para atacarte, me topé con tus guardias, ellos me reconocieron y me hirieron. Escapé de ellos, pero me habría desangrado hasta morir si tú no me hubieras vendado la herida. Yo quería matarte y tú me has salvado la vida. Ahora, si vivo y si tú lo deseas, te serviré como tu esclavo más fiel y les diré a mi hijos que hagan lo mismo ¡Perdóname!

El rey no sólo le perdonó, sino que además dijo que enviaría a sus sirvientes y a su médico para atender al herido, y prometió devolverle la propiedad que le había arrebatado.

Entonces el rey salió al exterior y vio al ermitaño plantando semillas en los macizos que él había preparado el día anterior. Decidió plantearle al viejo sabio sus tres preguntas por última vez, y se sorprendió cuando el anciano contestó que sus interrogantes ya habían sido respondidos.

¿Cómo que respondidos?¿Que quieres decir? Preguntó el rey.

¿No lo ves? Replicó el ermitaño. Si ayer no te hubieras apiadado de mi debilidad y no hubieras cavado estos macizos por mí y te hubieras marchado por tu camino, ese hombre te habría atacado y te habrías arrepentido de no haberte quedado conmigo. Así que el momento más importante fue cuando estabas cavando los macizos. Y el hombre más importante era yo. Y hacerme el bien era tu asunto más importante. Después, cuando ese hombre corrió hacia nosotros, el momento más importante fue cuando lo estabas atendiendo, porque si no hubieras vendado sus heridas, habría muerto sin hacer las paces contigo. Así que el hombre más importante era él, y lo que hiciste por él era tu asunto más importante. Así que recuera: sólo existe un momento importante: ¡Ahora! Es el momento más importante porque es el único momento en el que tenemos algún poder. La persona más importante es aquella con la que estás, porque nadie sabe si alguna vez tratará con alguien más. Y el asunto más importante es hacerle el bien, porque sólo para ese propósito fue enviado el hombre a esta vida.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s