¿Nos estamos preparando para el nuevo año?

Posted on Actualizado enn

Hay una frase jocosa que dice así: “Nunca está la casa más limpia que cinco minutos antes de que lleguen los invitados”. Es cierto. Vivimos tanto de los comentarios que puedan hacer otras personas sobre nosotros que nos preocupamos por tener una vida (casa, coche, ropa, protocolos, etc.), de cara a la sociedad, bien vista. No quiero decir con esto que no tengamos esos bienes, ni que la casa haya de estar sucia, ni mucho menos saltarnos los semáforos en rojo, nada más lejos mi intención.He querido empezar esta publicación con un símil para decir que se acerca un nuevo año. Se suele decir que hacemos resumen del presente año y unos objetivos para el que comienza ¿Quién lo hace? Os invito ha hacer lo siguiente:

  • Haced un resumen-repaso diarios de vuestros aciertos y, de vuestros errores pedir perdón al universo, así como hacia donde ha ido el error. De esta manera, cuando llegue el 31 de diciembre, estará todo mejor hecho. El “repaso” será más rápido y liviano.
  • Limpiad vuestra casa cada vez que la tengáis sucia y llenadla de aire fresco. Dicho de otro modo: limpiad vuestra mente y llenadla con el soplo de un espíritu amoroso. De esta forma nos ahorramos las grandes limpiezas de final de año, los “mea culpa”.
  • Tened unos objetivos para el año próximo está bien, pero sin apegos, pues ¿Quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un sólo codo a la medida de su vida? “S. Mateo, 6-27” ¿Cómo puede haber hermanos con tanta prepotencia que aseguren se van a levantar mañana, cuando en un segundo pueden dejar su cuerpo? Os invito a leer el capítulo 6 de San Mateo “Abandono en la Providencia”. Si reflexionáis sobre él, veréis que, el final de año y el comienzo del siguiente, es lo mismo. Eso sí cena nochevieja, con nuestros seres queridos y alegría para recibir el nuevo año. Esta parte nos sube la vibración pero con el comentario inicial, lo que os invito es a que viváis todos los días como si fuesen “final de año” (repasando, limpiando…), así como si empezásemos uno nuevo (ilusión, objetivos…), vivid el “momento presente”.

Iniciamos nuestro recorrido en esta vida con una inhalación, lo terminamos con una exhalación. Mientras tanto, nuestra respiración es automática. Dios nos ha creado sumamente perfectos. Viviendo en su Abundancia, somos conscientes de nuestra divinidad, de quiénes somos, y lo demás, como dijo Jesús, se nos dará por añadidura.

Estar agradecidos por empezar un nuevo día, por disfrutar del momento presente, de los latidos de nuestro corazón, de una respiración sosegada, atentos a nuestros pensamientos, nos hace crecer. Ese ha de ser nuestro objetivo para estos momentos y para el resto de nuestra vida, crecer, crecer en el espíritu. Dar gracias por todo, pues todo es bueno, todo, aunque no lo asimilemos en algún momento, por nuestra mente dual, pero todo es perfecto.

¿Qué repercusiones tenemos por ser agradecidos? Vivir una vida pacífica, intensa, compasiva, solidaria, amorosa. Vivir el Reino de los Cielos en la Tierra. Gracias. Namasté. Os amo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s